web analytics
May 31, 2011
310 Views
0 0

Abajo la lectura

Written by

Ciudadanos de relativa importancia sólo en tiempo de elecciones, he recibido miles de reclamos de su parte, porque durante los sexenios panistas se ha descuidado (aún más) la cultura en el país. “En lugares como China se lee en promedio seis veces más que en México” me dicen y por eso les respondo: si en China leen seis veces más que en México es porque sus libros están en Chino y pues… no se les entiende a la primera. Seamos sinceros, ni yo ni ustedes queremos leer, es aburrido y no conduce a nada.

Esto parece ser una trampa de los intelectuales de México (El gordo de canal 22 y el del 13 que dice en tonito molesto “dificiiiiiiiiiiil de creer”) para desprestigiar los esfuerzos del gobierno panista para fomentar la cultura, o quié n me podrá negar la publicidad que le dio Vicente Fox a Jose Luis Borgues, o Martita a Rabina Gran Tagora, escritores que, antes de las menciones por la pareja ex-presidencial, nadie conocía, apuesto a que ni las personas más letradas habían escuchado hablar de ellos.

Las estadísticas dicen que en promedio los mexicanos leemos medio libro al año… y otra estadística sugiere que nos enteramos del final hasta que sale la película. ¿Qué culpa tenemos nosotros si el libro nos aburre a la mitad, o si algún gracioso nos contó el final? Me parece que medio libro es un buen comienzo para los mexicanos, yo por ejemplo, me aburrí a la mitad de “El Dinosaurio” de Augusto Monterroso y me basta para saber que trata sobre la historia reciente del PRI, para qué necesitaría leer el resto.

Ustedes me hablan de la importancia que tiene la lectura para desarrollar un pensamiento crítico, para fomentar la cultura que es la principal columna de la identidad nacional y el crecimiento como país, pero yo, tal como lo expresó el presidente Felipe Calderón, creo que la cultura es muy importante si (y sólo si) genera turismo. Así que, en lugar de quejarse por que ya nadie lee a García Márquez, deberían estar pensando en promover el rápel en montañas de libros, re ubicar el Tunel de Ernesto Sabato en alguna carretera para que reduzca el tiempo de recorrido a Acapulco, o hacer artesanías y confeti con esas montones de papel que les aseguro: ya nadie va a leer.

Leer pasó de moda, para qué habría yo de leer “La Caida de Hitler” de Joachim Fest, enterarme de cómo un fascista idiotizó a un pueblo para llevarlo a la guerra, si puedo ver “La Caida de Edgar” en Youtube, reirme a carcajadas y luego ver en el noticiero el número de muertos en la lucha contra el narcotráfico. El tipo de felicidad que los libros no pueden brindar.

¿No me creen cuando digo que los libros son dañinos? Abran uno, sólo por un momento (si tienen miedo usen protección) y podrán descubrir que ahí sólo pueden encontrar escapes a mundos utópicos irreales e invitaciones a la rebelión, justo lo que no necesitamos en México donde la situación económica nos tiene bien atados a la realidad y nadie podría pensar en rebelarse contra un Gobierno que tiene a todos contentos, alimentados y con empleo.

Si aún tienen dudas sobre si los libros son un riesgo para el mundo, qué tal esto: El “escritor” más leído en México es Yordi Rosado… jajá, apuesto a que ni siquiera ustedes, hippies de los libros, tienen una defensa contra eso. Así que sólo queda una pregunta pendiente: ¿Cuándo comenzamos con la quema?

(Visited 22 times, 1 visits today)
Article Categories:
chale · Chido Mundial

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-->
Menu Title