El día de ayer (4 de junio) para muchos fue el día en que realmente terminó su infancia. Esto después de que se revelara a través de Twitter la verdadera historia de Rugrats: Angélica, una desatendida niña de los suburbios estadunidenses creó en su mente un grupo de bebés para no sentirse sola y escapar de la horrible realidad que la rodeaba. Al menos así se contó y por esa razón Rugrats fue Trending Topic durante toda el día en la red social. Después de esto, creo que ya están preparados para escuchar cuál es la escalofriante historia detrás del Chavo del 8.

En el año de 1970, Roberto Gómez Bolaños, un hombre con poco talento en todo lo que no es decir incoherencias, descubrió por pura casualidad que el humor del mexicano promedio no se había desarrollado más allá de los golpes, caídas y estereotipos comunes (flojo, gordo, tonto, chaparro, alto, fodonga, etcétera) por lo que decidió incursionar en la televisión con un programa que explotara los más simples y repetitivos chistes, para regocijo de los más simples y repetitivos televidentes.

Pese al éxito comercial de la serie  “El Chavo del 8″, Roberto Gómez Bolaños no se sentía contento, pues su verdadero sueño era ser dirigente de un partido fascista, por tal motivo comenzó a delirar escenarios cada vez más cargados de represión y desprecio hacia la población en general: ilustró mediante su programa un México en el que la sociedad es indiferente ante un niño huérfano que vive en un barril y se muere de hambre, porque “es gracioso”, uno en el que también era adecuado burlarse de alguien por sus características físicas y golpear a los niños para hacerlos entender.

Aunque Roberto consagró en su pequeña “vecindad” una fantasía de gobierno autoritario (razones que derivaron más tarde en la expulsión de Carlos Villagrán “Quico” y Maria Antonieta de las Nieves “Chilindrina” del equipo de trabajo) dejó en claro que eso no le era suficiente, que él apoyaba que su pequeña visión deshumanizada en una vecindad se llevara a niveles nacionales. Como lo probó cuando asistió a Chile en 1977 para realizar su show, pese a que en ese momento había una censura general hacia el gobierno de Pinochet por las desapariciones forzadas y represión contra la población.

Ni siquiera así Roberto Gómez Bolaños sació sus alucinaciones fasistoides, tal parece que el agrado por los gobiernos que mantienen a su pueblo en la inanición y la ignorancia le viene desde niño y es entendible, pues sólo una persona en condiciones precarias de educación podría encontrar “brillantes” los guiones de su programa. Esto lo evidenció de nuevo al apoyar la campaña de Felipe Calderón en 2006, defender su postura anti-aborto y medidas violentas contra el uso de las drogas (mientras se revelaba que vendió una función del “show de Chespirito” a un narcotraficante hace apenas unos años -doble moral, otra caracteríztica de los partidos políticos que apoya-)

Aún así los problemas mentales de Roberto parecen no haberse solucionado, como se aprecia en este tweet: http://twitter.com/#!/ChespiritoRGB/status/76443454317670401, además de la actual transmisión del Chavo Animado y la próxima película del Chapulín 3-D que pregonan exactamente los mismos valores. Con tal insistencia del Hitlerito (porque tiene más de Hitler que de Shakespeare) sólo se puede pronosticar una nueva generación de mexicanos que crean que decirle gordo, tonto o haragán a alguien es gracioso o encuentre remotamente ingeniosa la frase “sin querer queriendo”.

La verdadera historia del Chavo del 8 es esa, un desquiciado hombre con ideología fascista, burlona ante la desgracia ajena, además de represora, que al descubrir que sus ideas eran rechazadas por la sociedad, las convirtió en un programa de televisión con comedia barata, auspiciada por Televisa y repetida hasta el cansancio. Hombre que al parecer no descansará hasta encontrar un México donde el aborto se castigado tan severamente como las marchas o los reclamos sociales y que al final, todos lleguemos a nuestra casa a morir de risa porque un niño huérfano morirá de hambre o por un fuerte coscorrón de un adulto irresponsable.

(Visited 133 times, 1 visits today)
0

Comentarios

Comentarios