web analytics
Jul 18, 2011
274 Views
0 0

Gente de éxito

Written by

Frente al desayuno la memoria actúa con mayor eficacia respecto a nuestras soledades,  retiene y sostiene los intrincados huecos de la vigilia, las nuevas arrugas, los restos del movimiento, pero dejémonos de estupideces, dentífrico, agua, un golpe de pecho representado en nudo de corbata, saco, dirección: ascenso continuo en el enramado de las posibilidades, no, un momento, reestructuremos la sintaxis, ascenso continuo en el árbol de las amistades, después salario, ciertos hologramas como atavíos de costura italiana, algún bocadillo en pugna con la balanza, fiestas, celebraciones, cero solemnidad al abismo de las lágrimas, cero insistencia en el eslabón recóndito de correspondencias sonrisas-existencialismo, y la aspiradora, la lavandería, el suavizante aroma lavanda desintegrando las cenizas de todo renacimiento comunismo-poesía. El matrimonio feliz ante la ceremonia sincera de la familia, los amigos, el jefe, los compañeros, después los hijos que sin solemnidad alguna por el logro de un insecto en el traslado de una hoja se someten a la evocación detallada de un siglo en directo y con pausas comerciales, la escuela, sus amistades, el subir insensible en el popular estrecho de la sociedad, después el divorcio, la elección de ajenos de quedarse con la madre, el desprendimiento, el signo tatuado de una gigantesca incomprensión del concepto, la libertad, los amoríos que hacen de la cama deleite y universo, el salario, nueva corbata, algún reloj que no se pregunta por el espacio, ni por la sangre que se pierde buscando migas, llamase gato, mendigo, poeta, después el desayuno, la memoria rindiendo paso al optimismo por amanecer lleno de brío, sonriente, con el mundo saboreando a pedazos la epidermis, y claro, el dentífrico, la corbata, el paso de los años, el departamento primer mundo, el hogar inconmensurablemente amplio, el matrimonio versión deslactosada, el auto modelo actualizado según las necesidades de las jóvenes ilustres que se descubrirán las espaldas y claro según el estatus de la autosatisfacción de ser el empresario, el hombre, el arquetipo, después el féretro, la ceremonia, los aplausos con rostros bañados en algo parecido a las lágrimas aunque más estrictamente algo como transpiración del fracaso, finalmente sólo un adjetivo para la descripción de tal personaje, un titulo y un aplauso a la gente de éxito que redescubre la sustancia.

(Visited 32 times, 1 visits today)
Article Categories:
chido · Chido Mundial
-->
Menu Title