web analytics
Abr 2, 2015
1022 Views
0 0

El artista del humor negro

Written by

 

Simon Hanselmann les regala un trocito de sí mismo a sus lectores. Éste dibujante de cómics no se conforma con firmar sus cómics, se arranca un mechón de cabello rojo de su peluca y se lo pega con celo a la página;  o se pinta los labios y deja un beso rojo en la página.

3721104-photo+235

Este escritor y dibujante es de los más valientes y decididos de su clase, en sus cómics dibuja experiencias personales con las drogas, el alcohol, el amor, el trabajo o la familia.

“Un cóctel de humor porrero y drama autobiográfico, exhibicionista, terapéutico y suicida”, dice la revista Yoroboku de éste artista.

Hanselmann pinta en cada página como método terapéutico que lo salve de la depresión o el suicidio.

Aunque ya no es un artista atormentado, quiere que sus lectores entiendan los tormentos de su adolescencia y su cambio de género de manera ocasional. Para él sus personajes y sus cómics son como una serie de televisión.

Sus cómics tienen muchos elementos autobiográficos, sus historias son narradas con “animales divertidos”, con un humor negro Hanselmann retrata a personajes como la Bruja Megg, Buhó o el gato Mogg que viven atrapdos por siempre en la preparatoria y que aunque siguen siendo jóvenes tienen problemas de adultos. Al igual que éste dibujante que se considera un adulto aunque sigue haciendo lo mismo que de adolescente.

En realidad, existe un personaje que es completamente como el artista, se llama Moco, y aunque los cómics lo describen vagamente, es un personaje que le gusta trasvestirse. Como a Hanselmann.

Este artista no se hizo famoso de la noche a la mañana, sus cómics con un alto contenido de acidez y humor negro fueron ganando terreno entre los fans del cómic, Simon sabe que es bueno dibujando y tiene talento, sin embargo también trabaja duro.

Para él no ha sido fácil vivir en un mundo tan homofóbico, por eso las historietas son una medicina para él.

“Mi madre era drogadicta, mi abuela estaba enferma, he tenido depresión, relaciones extrañas”, explica. “Escribir sobre las cosas te ayuda a mirarlas desde fuera, lo hace menos real”

A Hanselmann ya le vale madre si la gente lo juzga o no por trasvestirse, explica que prefiere hacerlo en su casa o en eventos, aunque cada día lo hace más en la calle y se siente a gusto con su condición.  Para él, la homofobia ya no representa un problema, pero eso le dio armas para poder convertirse en un artista con tanta riqueza creativa. Sus experiencias jodidas lo hicieron volcarse al papel para dibujar y escribir personajes jodidos y divertidos.

Sus personajes representan todo lo chido y a veces lo chale que pueden ser las personas, por ejemplo está el típico “macho homofóbico”, el “ciudadano modelo” que es siempre molestado por el resto de la pandilla, que más bien prefieren echar la fiesta. “Son animales divertidos. Puedes empatizar más que con los humanos porque puedes proyectarte en ellos”, explica.

Su mayor influencia es la televisión, series como Seinfield, Los Simpson, Sabrina o las Chicas Gilmore que contienen dosis concentradas de comedia, son sus guías para su creatividad.

“Mi habitación es como la de un asesino en serie, pero en la pared tengo cómics en lugar de víctimas”

Si quieres leer sus cómics puedes adquirirlos en la editorial española Fulgencio Pimentel

3721092-580178_10151313944060443_17601810_n

 

Con información de la entrevista publicada en Yorokobu

(Visited 150 times, 1 visits today)
Article Tags:
Article Categories:
chido · Chido Mundial
-->
Menu Title