web analytics
Jun 10, 2015
423 Views
0 0

El genio es elegirse genial y acertar

Written by

Si le nombran o se encuentra por la razón que sea, la palabra “Genio”, inmediatamente le vendrán a su cabeza una quinteta de nombres que entre fulgores, capacidades, premios y teorías caben perfectamente en ese cajón selecto del mundo. Y entre los Einstein, Hawking, Jordan, Pelé, los de la lámpara (Porque habrá quien los incluya) la definición de genio es sencilla y fácil de aplicar en este término, pero como a la bandera de chidoychale nos encanta el contrapelo, a continuación (un poco parafraseo y un poco revolcadero) nos dimos a la tarea de presentarle una definición más… redonda.

El siempre chido y verde cronopio Cortázar lo dijo simple y preciso “el genio es elegirse genial y acertar” pero el asunto no resulta tan simple, o todo camarada con valor y alta estima saldría de la cama proclamándose el nuevo Goethe de este juego en el que andamos.

El genio, en ese capítulo maravilla de Rayuela (84 por si quiere darse el rol) es como una “ameba que tira seudópodos para alcanzar y obtener su alimento” pero de amebas todos tenemos un resto, andamos por los días y por las noches estirando los huesos hasta encontrar la sonrisa, el entretenimiento, los golpes de pecho, aquello que nos coloque un poquito más cerca de lo que somos, para poder compartirlo y dejarlo muy claro con sus colores y tonos.

Pero el asunto es que nuestros seudópodos no alcanzan, afuera pasa de todo y todo se expande (y no es homenaje porque de física uno no sabe un carajo) nuestros captores del alimento-identidad siempre se andan quedando muy cortos, en algunos casos por mera incapacidad de alargarse y en otros, porque según la existencia y el camino en el trecho, se van fijando y se quedan ahí, donde el arroz y la papa es segura y nos vemos los viernes para festejar que estoy vivo.

La onda con los genios y el elegirse, es quizás andar siempre pese a los pastos y asientos, con los “seudópodos tendidos al máximo y en todas direcciones” no quedarse en el título o en la vereda cantando, largarse a si mismo cada mañana, en cada comida y en cada escusado, valerse de todo para preguntarse si es verdad que disfruto estar aquí sentado o esperando en la fila, no con afán maravilla de que mañana, cual epifanía, se me muestre la nueva forma de obtener combustibles o la teoría que avale el porqué de toda la materia, sólo por el conflicto o la angustia de esperar que entre tanta pregunta se le vaya alargando el seudópodo, y comiencen los horizontes que antes se quedaban detrás o debajo, sólo porqué la idea de lo que llegamos a ser, quizás no es principio, sino un redondo cúmulo de todo, como la esfera que brilla en la navidad más jodida o en la canica que el gordo me bajo cuando niño.

El asunto con los genios es que todos se eligen (o los eligen) y nadie (o casi nadie) acierta.

JAPR @PlafElSalto

(Visited 119 times, 1 visits today)
Article Tags:
· · ·
Article Categories:
Sin categoría
-->
Menu Title