web analytics
Jun 3, 2015
603 Views
0 0

El que no baila pierde

Written by

Cuando era niña, en mi barrio en cada fiesta aparecía un hombre que medía aproximadamente 1.65 m, se acercaba a todas las mujeres sin pareja y les pedía bailar. Decía algo así como: “Bailas a la una, bailas a las dos…” y si llegaba hasta tres y no aceptabas bailar, se iba con la próxima damisela.

Así es la vida, si no aceptas bailar; las oportunidades se irán con la próxima. Porque a este hombre no le importaba si no era el super galán; él bailaba con enjundia; tampoco le importaba tu apariencia, él bailaba con ganas.

Con tantos movimientos que hay en la vida, ¿cómo podemos sobrevivir sin el baile?

Ya sea para decir que nos sentimos mal, que estamos tristes o felices, que deseamos algo o alguien; el baile desde siempre ha sido una forma de comunicarnos corporalmente: es una forma de unirnos a los que queremos y a veces hasta los que no queremos.

Desde tiempos de la prehistoria, la danza se ha practicado como una forma de vinculación social. Antes o bailabas o te quedabas sin tragar.

Y ahora no falta el típico que pone las mil excusas en las fiestas solo para no bailar, ¿cómo esperan bailar la vida sin bailar?. 

Así ha sido siempre, el que no baila pierde.

(Visited 93 times, 1 visits today)
Article Tags:
·
Article Categories:
Sin categoría
-->
Menu Title