web analytics
Jun 8, 2015
233 Views
0 0

La jiribilla en redes

Written by

A la bandera de chidoychale se nos da a todo dar aquello de la jerga nacional, por eso en este palabrerio del día de hoy, exploraremos la “jiribilla”.

La jiribilla es toda una palabra juguetona, y como en el diccionario no existe, esta se aplica de muchas formas y en muchos estilos, aparece cuando el emisor de las frases cheveres del día se quiere referir a un desorden, un barullo o falta de seriedad. Y de todas estas, el barullo es lo que nos truje en esta entrega.

Seguramente le ha pasado (ya sea en sus siempre originales anécdotas alcoholizadas o bien en sus discusiones con la bandera, la familia, o sus tertulias existenciales cuando la prepa o la universidad) que en el ardor de la charla, cuando los debates llegan a su momento más candente, las voces, antes unisonas y muy claras, se empiezan a convertir en un sinnúmero de sonidos y balbuceos en donde el que habla más fuerte permanece por encima, arropado de todas las demás voces que buscan alcanzarlo, y de repente, todos tienen un argumento que deben escupir al palabrerío o morirán en la asfixia de la no participación, en esa dialéctica mejorada y 2.0 (si Platón, patéame en los huevos).

Y así las voces se multiplican y se arma la: jiribilla; Pero el asunto no terminá ahí, porqué enamorados de los conceptos de producción en masa y multiplicación de las especies, nuestra bandera moderna se ha dado a la tarea, en realidad muy simple, de llevar la jiribilla a nuevos horizontes.

Hoy, las redes sociales son el catre pal revolcón de la nueva jiribilla (acá me dirá usted que todos tienen su oportunidad de expresar sus opiniones, sean estás estupideces u ocurrencias y que cada cabeza es un mundo, no me joda) las redes sociales han implantado hoy un nuevo ritmo de vida y de participación, en donde la hermosa falacia de libertad aparece como el restaurante novedad en donde hay que ir a comer o el paladar se comienza a oxidar, y si, no es el barullo tradicional en donde todos hablan y nadie entiende un carajo, pero sucede básicamente lo mismo.

Aquí, le invito a lanzarse a cualquier publicación con un poco de tendencia política, religiosa e incluso deportiva y leer los bellos comentarios o respuestas si es tweet, ahí nace la jiribilla, me dirá que no es lo mismo, que acá cada uno tiene su apartado para colocar su comentario y ser o no leído y a su vez ser o no omitido por el dueño de la publicación, y en todo caso tiene la boca llena de razón, y pese a ello a la jiribilla le importa un pepino, sucede, aún con este método de moderación que en realidad sólo es un placebo más en esta gran modernidad que nos quiere unir como hermanos en una sola comunicación alegre y entretenida.

La jiribilla en todo caso sólo define el barullo y desorden que se arma en un sinfín de lados, lo interesante de estos asuntos es preguntarse y meterse un rato en el colchón o el escusado de la reflexión, sobre estas nuevas plataformas de la libertad de opinión, libertad, igualdad o quizás simple falacia de todo la anterior.

(Visited 38 times, 1 visits today)
Article Tags:
·
Article Categories:
Sin categoría
-->
Menu Title