web analytics
Jul 21, 2015
2923 Views
0 0

Café de olla pa la bandera chida

Written by

A mi ni me despierta, y cuando lo huelo en oficina me vienen unas ganas de tomar la cafetera y embarrársela en la jeta al cabrón amigable e hipócrita que nunca falta en esos ambientes de cortesía, pero como hasta mi abuelita lo toma, hablemos pues del café (la bebida) porque el staff lo especifica, quizás para evitar que caiga en mi repetida y remasticada idea del estercolero de esta vida.

En fin a darle.

Comencemos con hechos claros y argumentos precisos: Que se joda satarfucks, cielito cagada y también los foxxo y lo sietes esos, después, no se usted pero yo si me preguntó ¿Por qué coño alguien compra un café a ese precio? y después vienen más preguntas ¿Cómo carajos lo harán soluble? Y también está eso del sustituto de crema que si aplica como metáfora de este mundo en donde todo es sustituto de algo que en síntesis nos funciona como placebo pa no terminar jodido, amargado o tirado a las vías del metro, frascazo de pastillas o tiro de pistola si en su rancho no hay gusano anaranjado.

El asunto con el café en este mundo, es como con un resto de otras cosas, comienza como bebida chida y grano sagrado (o ese era el maíz, en fin) y termina como estandarte de segmentación, bebida del snob y único lugar de referencia para los negocios porque una taquería o un mercado no van con el saco y la corbata, recuerde, sea serio, sea serio, uno no baja del cerro con machetes para cambiarlo todo, sea serio.

Por lo demás, el café, si lo sacude estés del imperialismo gringo y las cadenas que desmadran las ciudades, es chido, y yo pienso esto muy a menudo: imagine llegar por las mañanas a esa asfixia cotidiana que llama trabajo con un rifado y sabroso café de olla como el de la abuela o la bisabuela, quizás así, la asfixia le pesa menos y si lo multiplicamos quizás hasta pataditas sienten las franquicias.

(Visited 934 times, 1 visits today)
Article Tags:
·
Article Categories:
Sin categoría
Menu Title