web analytics
Jul 7, 2015
885 Views
0 0

Las mejores bromas en The Office

Written by

Hay cosas que a uno le patean el orto terriblemente, y después, ya sabe, uno cagando fuego y cosas por el estilo, a mi, además de casi absolutamente todo, eso de lo “Gódinez” como adjetivo y chiste aparentemente muy creativo, me re jode el alma.

Ese hábitat suyo que cada mañana de lunes a viernes lo recibe cual fragor de hogar y que lleva por nombre “la oficina” es ya en si un verdadero y jodido lastre que no necesita de un sobrenombre cliché para volverse el estercolero en donde consume su vida y se crea identidad y lindos estandartes de amistad y armonía, el éxito compadre.

La oficina por lo general carente de entusiasmos y voluntades de incendio (pese a que usted labore en un asunto pro moderno onda-hipster-dele-vuelta-entornos-inteligentes-y-creativos) es un lugar jodidamente inhumano, imperialista y tiránico, pero si algo hemos aprendido de la historia, la buena literatura y las novelas gráficas, es que esa enfermedad debe ser erradicada aplastantemente.

Y acá, como andamos en una onda casi generosísima y filantrópica, le vamos a recomendar aplicar unos métodos rompe costumbres y bromas traídas a ustedes por una de las series más chidas que uno se puede topar en la tv y que para redundar harto y al punto, lleva como nombre “The office

Dicha serie, versión norteamericana de la original creada en Reino Unido, muestra el día a día de la sucursal de Scranton de la compañía distribuidora de papel Dunder Mifflin, en ella los aproximadamente 15 empleados, cada uno con sus peculiares complejos y personalidades, son presa de la gerencia de Michael, un acomplejado, inepto y pésimo comediante que busca siempre ser reconocido por sus empleados como el mejor jefe del mundo.

Las situaciones dentro de la serie son llevadas al extremo y resultan increíblemente verosímiles si usted echa ojo y se pone trucha, a su vez, lo llenan a uno de grandiosas ideas para romper esa jodida cotidianidad de la que es presa cuando la camisa y la corbarta en 9 horas al día.

Jim es el modelo a seguir, el personaje es un joven empleado del departamento de ventas que como actividad didáctica de sus días, incluye gastarle bromas, bastante bien pensadas y elaboradas, a su compañero con complejo de poder y superioridad Dwight.

Y acá, podría yo contarle a detalle cada broma y pasarle la receta, pero como somos un jodido mundo con grandes déficits de atención, mejor se lo dejo en material audiovisual pa´ que se ria y entretenga, y por favor, aplique alguna de vez en cuando en pro de los cortaplumas que se ofrecen afuera de la escuela.

(Visited 173 times, 1 visits today)
Article Tags:
· ·
Article Categories:
Sin categoría
Menu Title