web analytics
Ago 27, 2015
463 Views
0 0

Jodidamente solos

Written by

Yo sé que me aman, así como yo los amo a ustedes, y así como de melancólico y nostálgico me ponen estas lluvias jodidas que me proveen intimidad con cada vato que me topo en el metro a hora pico, y así, como no queriendo la cosa, momento de darle a la soledad y las pendejadas estas de mis textos suaves y sabrosos.

Soledad dijo el compadre, ni enterado de decírselo a un palabrero del carajo, se atrevió el muy idiota y heme aquí, sorteando entre unos 25 pinches poemas hijos de puta tan fuertes como del odio de dios y eso que ese carnal ni existe, y entonces para no terminar acá con el listado de los Vallejo, los Juarroz, los Cernuda, los otros compadres o mis anécdotas de cuando ella sonríe y se va de repente y entonces me quedo conmigo a comerme la tarde mientras en el salón ella se enciende, mejor me entregaré a las patadas como es costumbre.

Hay un asunto en este mundo de colores y entretenimiento en cada esquina o tónico del abuelo,  un asunto de perderse y estar siempre atento, ocupado, activo, energético, un asunto de arrugársele terrible a la soledad y sus pensamientos como única compañía, yo, cual idiota nacido en un mundo pateador y chile frito, creo que el miedo reside en encontrarse terriblemente con uno y saberse más jodido de lo que se cree y se ve en el espejo cuando se coloca su traje y su camisa planchada. Saberse mínimo, aunque le digan en todos lados que usted es “la especie” y el hombre racional que ha hecho del mundo todo un manojo de trascendencia en pro de su descendencia, cada día más imbécil que el semen que tira en su mano, la soledad se erige para darle madrazos con su propia mano y en lugar de satisfacerlo viendo el porno, darle un jalón de huevos para que chille contra la pared y se acuerde que cuando morro nadie lo elegía para la reta.

La bandera moderna es marica por naturaleza, y como mecanismo de defensa, salta y se pone el tiro, se va de fin de semana y se saca fotos en los rápidos y en paracaídas, se bebe la quincena y se vomita la fiesta y la alegría, y sabe, que sus camaradas, sus amigos, estarán ahí, siempre, para levantarlo pese al tufo asqueroso que perturba a los paseantes.

La soledad no se aparece, los monólogos con uno mismo dan paso a las fotografías de su reencuentro de secundaría o prepa o jodidas facultades, y entonces, en ese juicio magistral en que convivimos y coexistimos, no sentimos dueños del mundo, únicos, amados y exclusivos.

Estamos jodidamente solos y solos nos cargará la verga, y si le preguntan por el mundo responda: alguien está muriendo.

Lo siento Juarroz, pero míralos, ni porque hasta en el metro se reflejan se ven lo pendejo.

Anexo: Contenido amigable por si ya está llorando

(Visited 133 times, 1 visits today)
Article Categories:
Sin categoría
Menu Title