web analytics
Sep 4, 2015
1462 Views
0 0

Eso de las groserías son mamadas

Written by

Ya viene a chingar este hijo de puta con que el pinche texto, y yo cagándome de sueño, de hueva y un sinfín de pinches ideas por una morra que me da una comezón y me hace andar pensando, que quizás si una pinche piedra te cae de la nada y te pega en la pinche jeta, igual sangras, igual te quejas, y ni la viste venir, y ni la deseabas, y ni siquiera sabes si te gusta por lo intempestivo, o por el madrazo o porque algo pasa cuando tocas esa sangre y te das cuenta que sangras.

Pero bueno, aquí viene este compadre, del que usted es fan y seguidor seguro (por cierto, como experimento, si una chula me manda tweet con referencia a este texto, hasta le ando regalando libros pa que lo incendie todo) a mentarle su jefa, insultarlo con aplomo y por favor universo que todos mañana amanezcan muertos.

Tema de hoy, por ello nuestro inicio lleno de poesía, las putas groserías, ya sé, ya sé, a usted le encanta y sabe que si no salen en el cine mexicano la cinta no aplica como mexicana, ya sé, ya sé, que las está esperando en el chiste, en la anécdota y que el güey se volvió tan natural que no mames güey es usted todo un carnal prodigio de la comunicación con la bandera.

El asunto con las groserías no está en su multiplicación o en que los infantes se la pasen de creativos y se las sepan más que usted, que se cree el chile frito del habla nacional, sobre todo cuando se le prende la calabaza y quiere echar madrazos en el metro, a la salida de la escuela, en sus asuntos de alcohol y diversión para la salud y esa jovialidad que cree se le acabará algún día, porque crecerá y será un hombre o mujer o profesionista. El asunto está en esa forma masificada de su uso, en esa a veces innecesaria aparición, como betún al postre, viniendo a joder el sabor real de la palabra, y sí, ya sé, se quejará, me dirá pinche mocho o que yo en cada texto le suelto unas 26 o 38 mentadas y grosería y media, y si mi carnal, efectivamente, yo también aplico aquí eso de la masificación y uso sin pensarlo, aunque le pienso antes, no lo dude, y es por ello que a veces salen cosas tan lindas como lo del orto y su cagada fuego.

Pero en fin yo de groserías no se ni madres, igual me encabrono, miento jefas, uso el güey y por supuesto, que se jodan todos unas 7 veces al día, pero como lo mío es la onda de dejarte siempre contrapelos, no se abrume, lo habrá rasuraditos, acá le dejo un poema chingón, con betún del que le gusta y una grosería magistralmente aplicada.

Comience a escucharlo en el segundo 40 o sino se va a llenar de prejuicio de poesía, porque es usted un marica:

 

 

(Visited 346 times, 1 visits today)
Article Tags:
· ·
Article Categories:
Sin categoría
Menu Title