web analytics
Sep 22, 2015
331 Views
0 0

Los pinches 90s

Written by

Cuando pienso en los 90,s se me atraviesa siempre mi idea un mucho rascuacha y un tanto verdad de la generación del entretenimiento, pienso en la banda aburriéndose (creyendo fielmente que eso es un estado que existe) y pienso también en todos los compas saltando de canal en canal explorando la oferta y entregándose de lleno a las risas grabadas, al compa de will bailando con sus camisas gigantes y la rola del intro que aún se tararea: y esta es la historia pongan atención…

En los 90’s las series de TV se adueñaron, como de costumbre, de ciertos horarios televisivos y nos entregaron ciertas historias acompañadas de risas, una especie pavlov o un usted siga la corriente no hay pedo, la famosa comedia de situación fue abundante, a veces curiosa y muchas otras ridícula.

Y acá, pensaba en seguir hablándoles de las series de los 90’s pero me entró la comezón y ya me tengo que salir del baño, así que ya saben, se viene lo abrupto, y las conexiones ridículas.

Este asunto de las comedía de situación me pareció muy curioso y muy expansivo, me vino de pronto el flashback de las anécdotas de la banda, de las charlas de lunes, de las fiestas familiares, de las reuniones de viernes, me vino también la charla de oficina, el pasillo de escuela y toda situación en que las anécdotas aparentemente únicas y exclusivas se repiten en escenarios que también aparentemente únicos exclusivos nos llenan de alegría también aparentemente única y exclusiva,y pensé (ya sabe soy un pinche amargado) si acaso no las risas grabadas son también la complacencia, el reírse porque hay cerveza y se está contento y la libertad brilla en su esplendor en una mesa.

Quizás exagero o ando pendejeabdo como de costumbre, pero piense en lo siguiente, la próxima vez que se entregue a una charla típica del día, imagínela, en ciertos momentos con unas risas grabadas de fondo, imagínese actor e imagine una cuarta pared en donde además de usted los demás se unen en coro y se entregar al jaja sin complicaciones, lo sé, le costará asumirse en una ficción, que de ficción no tiene ni siquiera la imaginación de las risas.

Si lo logra, quizás entenderá de donde se vino a la imaginación de productores esos asuntos, y quizás en una especie de mirarse de lejos, comprenderá que también aquellas cosas tan mínimas que nos dotan de identidad parecen ser nada exclusivas, nada únicas, y si mi carnal, muy complacientes.

En resumen, lo sabe de más y se lo repito, yo no sé ni madres de nada, y en todo caso, debo de andar enamorado porque estos pinches artículos me salen del asco.

Así que rífese y jódase que este pedo es un movimiento jodido y perpetuo.

(Visited 187 times, 1 visits today)
Article Tags:
Article Categories:
Sin categoría
Menu Title