web analytics
Oct 13, 2015
365 Views
0 0

La luz tarda 8.19 minutos en llegar del sol la tierra –¿Y lo de las costumbres?- -Ah si, huevos-

Written by

Eso de las costumbres y de lo de antes me parece una onda muy precaria y liquidable, siendo estrictos todo en esta vida es antes y eso de las costumbres pues… aunque usted se sienta la vanguardia total y progresista del mundo, la costumbre aplica hasta cuando agarra el papel y se limpia, ya sabe, eso, el aniseto.

Hoy se nos da el huir de las palabras, se nos da sentir que el adjetivo y la designación de algo se vuelve lastre, látigo y punta de madrazos que recortan nuestra libertad y nos hacen parte del mundo ¡Por qué nos quitan nuestra libertad, no ven que soy tan postmoderno que me disloco!

Comer a la hora, llevar el sándwich, ponerle a la tapa del baño un adornito, lanzar la oración antes de darle al atascón (oración inútil dirigida a un cabrón que no existe porque no mames es muy evidente, y no, no porque lo mencione existe) cosas de esas se le cuelan a usted en el cajón de las costumbres de antes, pero jodida certeza, también hacerse su tatuaje con dibujo original y tener rituales obsesivos de ir contra la corriente y sentirse exclusivo: son la costumbre, el antes, falacia de no comprender que el presente es continúo y entonces, pito, ni la luz que llega desde el cabronete sol es presente.

El pedo entonces no es la nostalgia, que al final, termina siempre por liquidarse o ser romanticismo de ese jodido, que extraña tanto a los soldaditos y dinosaurios de plástico cuando las tardes (yo si los extraño) al final el gran pedo es la gran costumbre, no la de antes, no la de ahora, porque el pinche tiempo medida de vanidad es igual el olvido como las expectativas vueltas estiércol, el pedo es la gran costumbre sentada ahí, en donde usted, o metida en ese agujero en la tierra en donde el calor se disipa y el frío se le olvida y hay gusanos y raíces y alimento, el pedo es la gran costumbre con sus sueños mitigados y reestructurados por la escalera eléctrica que lo conduce a sus satisfacciones del día, y si, pollos con deliciosas patas y baños automáticos y comida vegana y kosher y tiendas para mascotas, la jodida gran costumbre en la mesa de los padres, en la domingo de descanso, y después el cabrón de #chidoychale que disque poeta escribiendo lo mismo y quejándose como siempre, otra jodida gran costumbre.

Pero yo en todo caso no tengo ni puta idea, mejor dejemos hablar a quien si se la sábanas que da miedo:

AUMENTA LA CRIMINALIDAD INFANTIL EN LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA

(según informa la prensa)

Una moneda cae cara o cruz
como la cruz cae Cristo o los ladrones,
como la cara cae gracia o sombra
como la luna cae estatua o perro,
y al pie de ese deslinde
vela la Gran Costumbre.

La Gran Costumbre con capucha de avestruz
vela al pie del deslinde
para que una moneda caiga siempre cara
y toda cara siempre sombra caiga,
para que toda cruz sea Cristo,
para que el pie no salga de su huella vela la Gran Costumbre,
vela con largos dientes colgando sobre el labio cuneiforme,
baskerville, elzevir: el Código, ese nombre del hombre vuelto Historia.

-Salud, maravillosos niños norteamericanos
llamados a lavar la lepra hereditaria,
irrumpiendo en la sala cuando el padre y la madre miraban la TV
con una sana, perfecta puñalada, con un fierrazo en las cabezas
donde Kolynos o Goodyear vaciaban sus gusanos de manteca podrida
Saludo a Mervyn Rose, a Sandy Lee, a Roy McCall, a Dick pecoso y sucio,
y a Lana Turner junior, capaz de hacer lo que no hará la silla eléctrica.
Salud jóvenes héroes, asesinos de un tiempo proxeneta.

Legítima defensa, muchachito, están tratando de violarte, te acorralan
con un bozal de enciclopedias, promoción y De Soto
con el dentífrico perfecto, el telegrama en fórmula de lujo,
con discos de Sinatra o del Cuarteto Húngaro
ve, gánales de mano,
no te vendo palabras, mátalos de verdad para que vivan,
quiero decir: arráncalos de cuajo,
haz pedazos la rueda de las ruedas, destruye a escupitajos una historia
que masturba sus monos al ritmo de las máquinas de Time
que entroniza princesas de ruleta católica,
que engendra putas para despreciarlas desde el lecho legítimo
con un desprecio que no irá jamás a un
almirante o a un obispo.
Oh niños asesinos, oh salvajes antorchas
fulminando a las tías comedoras de estampas y pantallas floreadas,
a los abuelos con medallas de honor en la entrepierna,
a los papás que pontifican experiencia,
a las mamás que cosen los botones con aire de martirio.
Una lata de nafta, un fósforo y se acaba:
la hoguera es una rosa
la noche de San Juan empieza, hosanna!

Mientras se viva así, en la Gran Costumbre,
mientras la historia siga su cópula gomosa con la Historia,
mientras el tiempo sea hijo del Tiempo
y preservemos las podridas efemérides
y los podridos héroes de desfile,
las caras serán sombra,
las cruces serán cristo,
y la luz el amargo kilowatio, y el amor
revancha y no leopardo.

(Algunos, pocos, viven desacostumbrándose.
los matan a montones, pero siempre
hay alguno que escapa,
que espera a la salida de la escuela
para alentar al colegial de ojos de hielo
y regalarle un cortaplumas.

CORTÁZAR

(Visited 154 times, 1 visits today)
Article Tags:
· ·
Article Categories:
Sin categoría
Menu Title