web analytics
Abr 1, 2016
1392 Views
0 0

5 Objetos raros que fueron hallados en algún trasero

Written by

Dicen que hay que experimentar con nuestro cuerpo, pero quizá deberíamos hacerlo con mayor precaución y sabiendo qué metemos en él, si es que no queremos terminar ilustrando algún libro o siendo la burla de internet.

Este gusto no es nada nuevo. En 1986 los cirujanos Busch y Starling publicaron en la revista Surgery Magazine la revisión Objetos rectales extraños, en que realizaron una compilación de las cosas más raras que hallaron en anos desde los años 20.

Estos hombres recopilaron alrededor de 182 casos con objetos recurrentes como las botellas, los vibradores, picadores, sierras de joyero, destornilladores, cuchillos, pelotas y vegetales. ¡Para todos los gustos!

Aquí les mostramos cinco de los más raros:

1. El iluminado

En 1982, un hombre de 54 años llegó a urgencias tras dos días de tener algo atorado en el recto. No pues que aguante. Tras una radiografía se descubrió que era una bombilla de 100 W, quizá para iluminarse las entrañas. El paciente confesó que andaba en una borrachera y decidió apostar 100 dólares a que podía meterse el foco. Por lo menos ganó…

2. Pa’ ponerlo duro

En este mundo no faltan los tontos, y un ejemplo fue una pareja gay que decidió hacer algo novedoso para jugar sexualmente: meterse cemento en el ano. ¡Uy qué divertido! Como era de esperarse, la cosa se puso dura pues se secó…

3. Atascado

Otro sujeto llegó a urgencia porque no le quedó de otra. Resulta que se metió un vibrador, pero se le atoró y como le daba penita ir al doctor, decidió sacarlo él mismo… con unas pinzas de ensalada, pero los dos objetos se le atascaron por allá. Esperamos que no haya vuelto a usar esas pinzas…

4. Pura cola

Un hombre de 60 años también fue a dar al hospital porque tenía una botella de Coca-Cola en el trasero, aunque no se dijo si chica o de tres litros. De acuerdo con el sujeto, unos ladrones se metieron a su casa y se la dejaron ir… Sí, claro.

5. Siempre hay una primera vez

Un abogado de 39 años terminó hospitalizado luego de que se le hiciera costumbre meterse una botella. Por lo regular salía sin problema, pero una vez se atoró. Pero no era cualquier cosa, sino una de 17 centímetros de largo por 3 de ancho. ¡Goloso!

GIFs via GIPHY

Con información de10.

(Visited 287 times, 1 visits today)
Article Tags:
Article Categories:
chale
Menu Title